¡Vuelve la magia del teatro negro! La productora IRÚ TEATRO regresa con una nueva propuesta escénica “Alicia en el país de las maravillas”. Un espectáculo mágico para mayores y pequeños donde se entremezclan los títeres de diferentes tamaños con un personaje de carne y hueso. Entrevistamos a Raúl Amores y Ricardo Cristobal, creadores de la obra.


Raúl y Ricardo, actores y titiriteros comenzáis en 2012 con la idea de mezclar los títeres con el teatro negro y creáis la productora teatral IRÚ. ¿Cómo surgió la idea de crear una productora de teatro, en concreto de teatro negro? ¿Cómo empezó vuestra trayectoria?

Ambos coincidimos en una compañía uruguaya que estaba de gira por España y hacían títeres y teatro negro. Nos conocimos allí y allí es donde empezamos a aprender la técnica y decidimos ponernos por nuestra cuenta e investigar por dónde queríamos ir.

¿Cómo fue llevar vuestro primer espectáculo, “El pequeño Verne” al teatro y girar por toda España? ¿Estabais nerviosos?

La verdad es que como toda primera vez, es donde pones toda la ilusión, todas tus ganas, tu sueño de “esto va a ser un pelotazo” y la verdad es que todo el proceso de producción, que fueron seis meses de trabajo entre taller, ensayos y demás, fue muy bonito y muy divertido. Luego ya ver la puesta en el teatro, ver que funcionase, ver la reacción del público… Aun así desde el primer estreno que hicimos, la obra no paró de evolucionar hasta que terminó, que seguíamos ajustando cosas, arreglando cosas, para ir mejorándola. Y la verdad, es que si que es nuestro primogénito y le tenemos mucho cariño.

Tras “El pequeño Verne”, llegáis a 2015 y comenzáis con vuestro segundo espectáculo, “El Soldadito de Plomo”. ¿Cuál es el enfoque de “El Soldadito…” y qué diferencias tiene con el primero?

Con El Soldadito la idea era seguir con el teatro negro, y con los títeres, pero probar además otras técnicas teatrales, así que nos pusimos también a investigar sobre el teatro de sombras Chino. En “El Soldadito…” seguimos con la técnica japonesa “bunraku” como en “El pequeño Verne”, para manejar los títeres, pero hay también teatro de sombras y canciones cantadas. En “El Soldadito…”, como la historia ya estaba contada, el trabajo realmente fue adaptar, sacar la parte del teatro negro del cuento, y ver a qué parte podíamos darle más importancia para sacar más jugo teatral.

Es un espectáculo que actualmente seguís representando en muchos teatros de España, ¿está cumpliendo vuestras expectativas?

Sí, sí. Sigue en cartel, sigue funcionando, después de tres años y ahora arrancamos la gira y la verdad es que estamos muy contentos. Cada vez que hacemos una función seguimos ajustando, porque los títeres son algo muy técnico, siempre hay cosas que afinar, ocurre como en la danza. Cada espectáculo se compone de coreografías, que se siguen ajustando según vas descubriendo y vas dándote cuenta de cómo influyen los movimientos en la reacción del público… Estamos muy satisfechos con “El Soldadito…”, está dando mucha guerra.

Después del éxito de “El Soldadito de Plomo”, estrenáis nuevo espectáculo: “Alicia en el país de las maravillas”, una revisión del cuento clásico con la magia del teatro negro ¿Cómo surgió la idea de crear esta original adaptación de “Alicia en el país de las maravillas”? ¿Qué enfoque habéis querido dar del clásico cuento?

La idea surge por decisión personal de cuentos que nos gustan a nosotros, que nos gustaba que nos contasen, y entre esos cuentos, viendo cuáles podían darnos más juego con el teatro negro. Eso en “El Soldadito…” estaba muy claro, que son muñecos, que son títeres y en el caso de “Alicia en el país…”, por todo el imaginario, todo ese mundo maravilloso que tiene detrás, de imágenes, de personajes surrealistas. Entonces, eso nos ha abierto un abanico a la hora de diseñar los títeres, de crear una historia que para el teatro negro da mucho mucho juego. El teatro negro visualmente es muy impactante, muy mágico, y se presta mucho a todo el mundo de “Alicia en el país de las maravillas”.

Con respecto a los anteriores espectáculos, en esta tercera producción hemos apostado por mezclar personajes humanos con títeres. Alicia es una actriz y ella es la que entra en este mundo de fantasía donde hemos introducido la parte del teatro negro, el teatro negro que se hacía o que se sigue haciendo en Praga, más que hacer el mundo del títere. El títere sigue siendo protagonista, porque todos los personajes siguen siendo muñecos, pero la parte de nuestra investigación va más hacia el teatro negro, hacia la luz, hacia las posibilidades de ritmo. Eso es lo que va a tener diferente con respecto a lo que hemos estado haciendo anteriormente. La unión de seres humanos y muñecos.

Seguís entonces apostando por el teatro negro, ¿qué creéis que aporta a los espectadores para convertirse en parte de vuestro ADN?

En el teatro negro todo se apoya en lo visual. Intentamos que esto, lo visual, que es obviamente lo más importante, no esté por encima de la dramaturgia, de la historia. Muchas veces encuentras espectáculos de teatro negro que son truco tras truco y no cuentan realmente nada. En nuestro caso, nos interesa que la gente conozca la historia de “Alicia en el país de las maravillas”, de “El Soldadito…” o de “Verne”. Intentamos combinar esas dos cosas. El teatro negro nos ofrece la posibilidad de crear un mundo muy mágico, de hacer cosas muy impactantes visualmente que ahora mismo, siendo algo muy antiguo para los niños, es muy actual, porque están acostumbrados a lo visual. Para ellos, ver teatro negro es como ver una película de Pixar, negra, en directo. De repente, al no ver a los manipuladores, parece para ellos que el títere, el muñeco, se mueve, que las cosas vuelan y el mundo se desmonta. Para ellos es un lenguaje muy cercano.

Además, nuestros espectáculos tienen el texto justo para que se entienda la historia, para el niño de 3 años que ve lo que cuentan los muñecos, y para el niño de 9 años que además se queda con la historia. Esta es una de las ventajas que nos ofrece el teatro negro con respecto a otras maneras de hacer teatro.

Como decís, en la obra se entremezclan personajes de carne y hueso y títeres de diferentes tamaños, siendo Alicia el único personaje real en el espectáculo, ¿por qué habéis querido que esto fuera así y que no hubiera más personajes de carne y hueso? ¿Cuál es el objetivo?

Realmente, la parte real de la historia, de toda la historia del libro, es ella, Alicia. Todo lo demás es un sueño. En un principio Alicia iba a ser un títere, pero vimos más interesante que fuera una persona de carne y hueso a la que le pasan todas estas cosas. Apoya la idea de fantasía. Todos hemos visto películas donde ocurre esto mismo, como “La historia interminable” o “Los Goonies”. Los niños van a encontrar a una niña de carne y hueso como ellos, ¡a la que le ocurre de todo! Se encuentra con la Reina de corazones jugando al criquet, se hace grande, se hace pequeña… para ellos es más mágico aún, se identifican más con la historia y la entienden mejor. Por eso decidimos que solamente Alicia fuese humana, totalmente humana.

Además de incorporar a una persona real, ¿qué encontraremos en “Alicia en el país…” después de lo que pudimos ver en “El Soldadito…”?

En “Alicia en el país…” la gente va a ver más teatro negro, más magia, más trucos, más aventuras. También tiene más canciones, más música. La música es más importante que en “El Soldadito…”, con más canciones que los niños podrán cantar, dando más posibilidad de participar. Esas son, a grandes rasgos, las dos grandes diferencias con respecto a nuestros anteriores espectáculos: la mayor interacción con el público y, como adelantábamos, utilizar personajes de carne y hueso con muñecos, con el teatro negro.

Estáis en pleno montaje, y a poco tiempo del estreno de “Alicia en el país de las maravillas” ¿Cómo estáis viviendo el proceso?

Está siendo una locura, pero podemos decir que tras la fase de ensayos estamos muy contentos. Es duro, porque además nosotros también construimos y diseñamos muchos elementos. Llevamos desde diciembre trabajando en esto, en todo, en la historia, en la dramaturgia, en los muñecos, en buscar telas, pegamento, pintura…, para luego empezar con los ensayos, que es realmente la parte más divertida. Es cuando ya juegas con el muñeco y te das cuenta de qué funciona, de qué no funciona, lo que pensabas que se podía hacer, lo que finalmente no se puede hacer, descubres cosas nuevas… La parte de ensayo que está siendo muy satisfactoria, es la parte más creativa. Ahora llega la parte final de cara al estreno, que será un poco más dura. Es agotadora también para nosotros pero es muy divertida, porque además, al estar mucho tiempo trabajando todos juntos, somos como una familia, ya nos conocemos, y ya ensayar, mola.

Ahora entonces llega el reto de ponerlo frente al público…

Sí, una vez terminados ya los ensayos, hemos hecho una pequeña prueba frente al público en La Nave del Duende, para poder testear el espectáculo y ver la reacción de la gente, y opiniones, y entonces continuar puliendo de cara al estreno. Este era el reto de ver si realmente todo lo que habíamos imaginado en la cabeza y construido, podía ponerse en el escenario y que la gente lo disfrutara. Esto es lo bueno que para nosotros tiene el teatro, que está vivo. No nos gusta fijar nada, porque las cosas se mueven y hay que estar constantemente ajustando.

¿Qué previsiones tenéis con respecto a la gira del espectáculo?

Estrenamos el 30 de Septiembre en Olmedo y de ahí arrancamos gira. Estamos muy contentos porque la respuesta de los teatros es muy favorable. Llevamos tiempo trabajando como productora, por lo que empiezan a conocernos y, por otro lado, el título en sí es muy atractivo para ellos. Ya tenemos casi 20 plazas para girar en los primeros 3 meses, y así de bien arranca también 2019, donde estaremos también en Madrid haciendo temporada. Tenemos la esperanza de que si “El Soldadito de Plomo” ha estado tres años girando, que “Alicia en el país de las maravillas” esté, por lo menos, otros tres.


¿Con ganas de saber más? ¡Atent@ a las próximas fechas!: Ver más información

¿Quieres que “Alicia en el País de las Maravillas” vaya a tu ciudad? Escribe en la sección de comentarios y ¡Comparte entre tus amig@s!